¿Cómo aliviar el dolor de la salida de los dientes?

La salida o erupción de los dientes del bebé marca un hito en el desarrollo de todo bebé alrededor de los 6 meses de edad, por su utilidad y por lo lindos que se ven, pero también por las esperadas molestias en sus encías que en muchos casos cambian su temperamento.

 

La dentición genera inflamación de las encías que a su vez puede causar dolor, comezón y excesiva salivación y como consecuencia necesidad de morder todo lo que se encuentre,  dificultad para dormir e irritabilidad.

 

El malestar durará hasta que el nuevo dientesito se asome y no hay nada muy sofisticado que puedas hacer para aliviarlo más allá de estos 4 remedios que con seguridad tienes a la mano.

 

  1. Paletas de leche materna:

Sobretodo si aún no inicias la alimentación complementaria de tu bebé, esta es una manera deliciosa, divertida y tal vez la más efectiva para aliviar el malestar.

 

Solamente debes extraerte unas onzas de tu leche y congelarla en un recipiente muy limpio con un palito que sea fácil de agarrar por tu bebé.

 

Los moldes que encuentras en los supermercados y que tienen un mango de agarre grueso son los ideales, ya que protegen la leche de ser contaminada en el congelador y tu bebé va a agarrar fácilmente su paletica.

 

  1. Fruta helada:

Si ya iniciaste la alimentación complementaria, los trozos de fruta helada le van a encantar. Banano, papaya o mango de azúcar pueden ser excelentes opciones, sólo asegúrate de que tengan el corte adecuado para evitar cualquier atoramiento o usa una mallita para que tu bebé la pueda chupar con seguridad.

 

  1. Masaje con gasa helada:

Moja con agua helada un trozo de gasa estéril y si tu bebé te lo permite, masajea sus encías con ella procurando que la gasa esté siempre fría. También puedes dejar que tu bebé manipule y muerda la gasa como quiera.

 

  1. Mordedores:

Los hay de todo tipo, algunos con gel para mantener en la nevera. Puedes mantener varios para garantizarle que estén fríos en todo momento. No te frustres si no le gustan los que a ti te gustan, es una lotería que los disfruten, pero sí los alivian.

Evita los geles o cualquier otro remedio con analgésicos químicos, ten en cuenta que estás invadiendo la boca de tu bebé, una sobredosis puede generar efectos contraproducentes y además su efecto de analgesia dura sólo unos minutos, mucho menos que lo que duran las soluciones anteriores.

 

Por último, llénate de paciencia y de mucho amor, para entretener a tu bebé, juégale, distráelo, consiéntelo mucho, pronto pasará su malestar y esas perlitas llegarán a adornar esa hermosa sonrisa.

Comparte este artículo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp