¿Cómo se comunican los bebés recién nacidos?

Sí, jamás subestimes la capacidad del ser humano para comunicarse por muy pequeño que sea.

La verdad es que los bebés tienen además del llanto, varias señales con las que intentan decirte qué quieren, las cuales van aprendiendo desde que nacen al observar la relación causa y efecto y apenas a los 4 meses ya las tienen aprendidas y dominadas.

Las mamás tienen un don especial para reconocer las necesidades de su bebé y es por eso que muchas personas se quedan atónitas al pensar que es un sexto sentido o algo de magia; la verdad es que el bebé se expresa y su madre aprende pronto a leer sus señales.

Para que no te hagas un lío tratando de adivinar qué es lo que quiere tu bebé, te damos estas sencillas señales de las que puedes partir para entenderlo oportunamente y en el mejor de los casos no llegar al llanto.

Aunque todos los bebés son distintos, este corto manual puede ser una primera base para  orientarte:   

Nidu Logo
  • Estimulación Adecuada
  • Juego Libre
  • Coworking para padres
  • Fiestas Infantiles
  • Cursos vacacionales 
  • Mucho más

Sueño:

No siempre va a lucir adormilado, de hecho a veces parece más activo de lo normal. Pero para decirte que quiere dormir, puede ser que pierda su mirada desfijando el foco de atención, bostece o se recoge hacia tu pecho.

Si ya el sueño cogió ventaja va a estar irritable, enojado y puede llorar fuertemente.

 

Hambre:

Sobretodo los recién nacidos van a buscar el pecho, sacar la lengua, girar la cabeza ante el estímulo de su mejilla, succionar con fuerza sus manos o incluso su propia lengua; también se va mover con mayor fuerza para llamar tu atención.

No es buena idea esperar que llore, está ya es una señal tardía y le va a costar más trabajo succionar para alimentarse.  

 

Dolor o incomodidad:

A esta edad es normal que el bebé sufra de algún dolor abdominal debido a la inmadurez de su aparato digestivo, pero también puede ser que simplemente esté incómodo con alguna prenda de vestir y su pañal sucio.

Para decírtelo, lo más normal es que empiece a mover sus piernas fuertemente, arquee su espalda y llore.

 

Frío:

Lo vas a notar básicamente en su temperatura corporal, pero en la sabiduría del cuerpo humano, tu bebé va a tratar de quedarse muy calladito y quieto, cómo tratando de conservar el calor que aún tiene.

 

Necesidad de Atención:

Te busca con los ojos hasta lograr que hagas contacto visual, una vez tiene tu mirada, puede ser que te estire sus brazos o haga algún ruido o gesto. Si quiere jugar, abre sus ojos coquetamente, sonríe y hace algún sonido.

Muchas veces va a ser que simplemente quiera tus brazos y te va a seguir con la mirada, girando su cabeza para perseguirte hasta que te des cuenta que está ahí, queriendo solamente estar contigo.

 

Cansancio o aburrimiento:

Parecía muy interesado en lo que hacías y de pronto gira su cabeza o trata de interesarse por otra cosa. Va a insistir retorciéndose, arqueando su espalda o dando algunas patadas hasta que logre que lo cambies de actividad, de lugar o de posición.  

Ropa, zapatos y accesorios para niños de 0 a 8 años

Acudir oportunamente a las señales de tu bebé, está lejos de ser un medio para malcriarlo; de hecho es la manera más sensata de forjar un vínculo estrecho y de contribuir a su desarrollo neurológico y emocional.

De otra parte cuando el bebé llora desconsoladamente a causa de la falta de atención a sus señales, ha mezclado su necesidad con una sensación de frustración y abandono que hará más difícil que acepte una solución.

Comparte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp