3 reglas para prevenir el abuso sexual infantil

El abuso sexual es una situación tan difícil de digerir en la mente y en el corazón que nos cuesta creer que podría pasarle algo así a nuestros propios hijos; incluso podríamos llegar a negarnos hablar del tema cerca de ellos para no afectar su inocencia.  

La verdad es que en la información adecuada, clara y oportuna se encuentra una de las más grandes armas para salvarlos de caer en manos de mentes dañadas y perversas.

Aunque nunca podremos llegar a tener control absoluto para protegerlos, asegúrate de enseñarles cuanto antes estas 3 verdades que podrán salvar a tu bebé de ser abusado:

La Disciplina Positiva te ofrece herramientas efectivas de crianza con empatía, firmeza y respeto para ayudar a tu hijo a desarrollar habilidades para la vida. 

1. Enséñale a cuidar su cuerpo

Niños y niñas deben conocer cuáles son sus partes íntimas por su nombre y tener muy claro que nadie puede tocarlas, ni mirarlas sin su permiso. Tampoco que ellos deben tocar, ni mirar las partes íntimas de otros.

Así mismo deben aprender que nadie puede tocar su boca, introducir objetos o su cuerpo en ella.  

Para ser consecuente, no lo obligues nunca a besar a nadie, ni lo beses o permitas que otros lo besen si él/ella no quiere. Aunque te cueste creerlo, muchas veces el abuso empieza en tu presencia.  

2. Enséñale a NO guardar secretos

Ya llegará el momento de enseñarle a guardarlos, pero mientras tu bebé no tenga el criterio suficiente para diferenciar lo bueno de lo malo, lo mejor es que le enseñes que no está bien guardarle secretos a nadie, incluso si lo amenazan o le dan regalos.

También incúlcale siempre decir la verdad, no hay mejor manera de hacerlo que con el ejemplo.

La verdad no tiene matices ni disfraces, es o no es. Si te equivocas y dices mentiras, pídele perdón y explícale por qué mentiste. Nunca subestimes el poder de tu ejemplo en todo lo que tu hijo aprende.

3. Enséñale a confiar en ti.

El sentimiento de soledad y desconfianza es caldo de cultivo para los abusadores, asegúrate que tu hijo siempre sepa que puede confiar en ti porque le crees, porque lo amas y lo apoyas.

Asegúrate de que tu hijo sepa que pase lo que pase y haga lo que haga, puede acudir a ti y contar con tu comprensión.

Esto aplica para la vida diaria, si sabes que te dijo alguna mentira por sencilla que te parezca, no lo juzgues como “mentiroso”, ataca el hecho y no al niño y aprovecha la oportunidad para reforzarle que puede confiar en ti para encontrar un refugio y no un castigo.

En la información está el poder y es responsabilidad de todos proteger a los niños sobre todo tipo de abuso.

Comparte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp