7 consejos para ayudar a tu bebé a dejar el pañal

El proceso de control de esfínteres es tan individual en cada niño y en cada familia, que incluso hay varias teorías al respecto.

Hay quienes opinan que el niño debe dejar el pañal por sí mismo y literalmente manifestarles a sus papás que no quiere usarlo más.

Hay otros cuidadores más radicales, especialmente las abuelas, que opinan que cerca del año y medio ya “toca” enseñarles a los bebés a ir al baño solitos.

Si te mueves en los términos medios, puede interesarte apoyarlo en el proceso de dejar su pañal cuando tu bebé esté listo y por eso te damos estos 7 tips para que el proceso sea respetuoso y tranquilo.

En el Jardín Infantil Cometas, cada niño es considerado un universo de imaginación e ideas que merece ser ESCUCHADO.

 

1. Enséñale a identificar la sensación de querer hacer pipí o popó

Cuéntale cómo te sientes tú cuando vas al baño; obsérvalo y aprenderás a reconocer cuando tu bebé está a punto de hacer o haciendo, para que empiece a relacionar la sensación de necesidad con el efecto de evacuar.

 

2. Reconoce su nivel de desarrollo

En lo físico: Debe tener una marcha firme y buen equilibrio para sentarse y pararse por sus propios medios.

En lo cognitivo: Debe entender cuando tiene la necesidad de ir al baño, seguir instrucciones de bajarse y subirse el pantalón, sentarse y esperar.

En el lenguaje: Debe poder expresar si tiene pipí o popó, identificar y entender las instrucciones.

En lo socio afectivo: Es tal vez el aspecto más importante de su desarrollo en esta etapa: debe proyectar seguridad y querer ser grande e independiente.

Otros signos de madurez:

  • Se esconde para hacer popó o pipí porque lo reconoce como algo íntimo
  • El pañal permanece seco por más tiempo
  • Después de una siesta o incluso al amanecer, el pañal está seco
  • Se incomoda con el pañal
  • Suspende el juego para hacer pipí o popó
  • Simplemente avisa pipí o popó, bien sea antes o después de hacerlo.

3. Adquiere los elementos necesarios

  • Mica, bacinilla o adaptador para el inodoro: Cualquiera que sea el utensilio en el que tu bebé se sienta seguridad y comodidad
  • Ropa adecuada: ropa interior y pantalones que sea fácil de bajar y de subir por su propia cuenta.
  • Pañales pull ups, ayudan al inicio del proceso para evitar accidentes, pero no es recomendable establecerlo cotidianamente, porque no sabríamos por cuanto tiempo está conteniendo.
  • Calzones de entrenamiento: Pueden ayudar a que no se moje el piso, medias y zapatos, pero permiten que el niño se sienta mojado e incómodo.

 

4. Crea rutinas

    • Tan pronto se levanta, es buena idea sentarlo en la mica para ayudarlo a asociar la sensación de necesidad, con la de evacuar.
    • Ubica la bacinilla en el baño y enséñale que ese es el lugar adecuado para hacer pipí y popó
    • 10 a 15 minutos después de beber y/o comer vuélvelo a invitar a la bacinilla.
    • No le des demasiado líquido en la noche al menos 1 o 2 horas antes de irse a dormir.
    • Invítalo a la bacinilla antes de acostarse.

5. Dale ejemplo

    • Permítele acompañarte mientras estás en el baño y enséñale que es normal y positivo.
    • Enséñale a bajar el agua del inodoro, mostrándole cómo se van los desechos.
    • Permítele llevar a su juguete favorito a hacer pipí o popó y que repita lo que le estás enseñando con su juguete.

6. Celébralo:

Para el niño es un logro muy importante y merece ser motivado a continuar. Canta canciones, aplaude, salta y demuéstrale que estás celebrando con él su gran logro. Puedes premiarlo con cosas sencillas como sellos o caritas felices.

7. Cosas a evitar

    • Nunca lo obligues a sentarse, ni a quedarse sentado en la bacinilla
    • Cuando se siente en la bacinilla, debe tener claro que es a hacer pipí o popó, no a distraerse con cuentos o videos por largo tiempo.
    • No uses palabras negativas como cochino, sucio, etc. para corregir sus accidentes, ni mucho menos lo ridiculices o castigues.
    • No inicies el proceso de control de esfínteres, junto con otros procesos trascendentales como: la llegada de un hermanito, el ingreso al jardín, dejar el chupo o el tetero.

¿Por dónde empiezo?

  1. Empieza a llevarlo cada 15 o 20 minutos al baño y esperas a que haga pipí o popó. Es probable que no haga todas las veces, pero si hace 3 veces de 5 que lo sientes, está preparado para que lo dejes sin pañal y con la ropa adecuada.
  2. Déjalo con la ropa adecuada y sin pañal y continúa llevándolo con frecuencia al baño. Puedes empezar a alargar los tiempos si ves que contiene cada vez más.
  3. Mantén la rutina de llevarlo al baño frecuentemente por 2 semanas si es necesario, hasta que poco a poco te avise en los intervalos.
  4. Conserva el pañal de la noche e introduce este entrenamiento sólo cuando en el día esté completamente afianzado.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Tus comentarios son muy importantes

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp