4 Tips para dormir bien en embarazo

Es normal que durante el embarazo sientas más sueño de lo normal y necesites tomar alguna siesta durante el día o que tus noches sean más largas que antes.

El sueño excesivo está justificado en el aumento de tu progesterona y el trabajo extra que está teniendo tu cuerpo para formar a tu bebé; por eso lo primero que debes hacer es no sentirte culpable y darte el lujo de dormir todo lo que te sea posible.

Dormir bien es necesario no sólo para que te recuperes del trabajo extra de tu cuerpo, sino porque es de gran alimento para tu bebé.

A pesar de esto, la mayoría de las mujeres embarazadas tienen problemas para dormir sobretodo en durante el último trimestre, el peso, las ganas de orinar, la presión de los órganos, el reflujo, la ansiedad y el cansancio general lo dificultan demasiado.

Por eso para que tengas noches más reparadoras, ten en cuenta estos 4 tips que te ayudarán a dormir mejor:

Compra la tranquilidad de tener la educación superior de tu bebé asegurada.

1. Dormir de lado

Ojalá hayas logrado acostumbrarte a dormir de lado antes de que el peso de tu pancita te impida hacerlo boca arriba o boca abajo.

De hecho es más recomendable que duermas sobre tu lado izquierdo para facilitar que la sangre con su oxígeno y nutrientes llegue a la placenta.  

Boca abajo será imposible dormir porque quedarías como un balancín – es broma-, la verdad es que estarías poniendo todo tu peso sobre el útero y no es conveniente  y boca arriba no es recomendable porque el peso de tu vientre puede oprimir tu espina dorsal y obstaculizar el flujo sanguíneo desde tus extremidades al corazón.

 

2. Almohadas o cojines

Existen almohadas especiales para embarazadas, pero lo importante es que uses puntos de apoyo para que el peso de tu barriga no esté todo sobre tu espalda y caderas.

Usa una almohada suave y no tan alta debajo de tu panza y otra tal vez más ancha que al ponerla entre las piernas a la altura de los muslos te permita alinear las caderas sin esfuerzo y otra en cuello y cabeza que te de inclinación para evitarte el malestar del reflujo y de presión sobre tus órganos.

 

3. Disminuye bebidas y alimentos antes de acostarte

Come y bebe todo lo que quieras hasta dos horas antes de acostarte, con esto le das tiempo al organismo de digerir y no tendrás que levantarte tan seguido al baño.

Eso sí, procura que las comidas no sean muy pesadas o irritantes para no provocar acidez estomacal y reflujo.

 

4. No prendas la luz

Será casi inevitable levantarte al baño algunas veces durante la noche, te ayudará encender una luz muy tenue o aprenderte el camino al baño y mantenerlo sin obstáculos para no perder el sueño en este trajín.   

La luz brillante en mitad de la noche afecta los niveles de melatonina, hormona del sueño, y te puede dificultar volver a conciliar el sueño después de cada ida al baño.

Un tip extra: Si sólo abres un ojo cuando te levantes al baño, disminuyes la probabilidad de interrumpir el sueño, te quedamos debiendo el sustento científico pero pruébalo a ver si te funciona.

El sueño en el embarazo es un tema serio, no por nada estás oyendo todo el tiempo “aprovecha a dormir ahora”, sí tan solo supieran que no es tan fácil.

Lo que si es cierto es que si te es difícil dormir ahora, no te imaginas lo que va a ser después de que nazca tu bebé; así que mejor aplica estos consejitos y cuéntanos cómo te va.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp